Ya ha empezado la temporada de las fresas y no se me ocurre mejor manera para disfrutarlas… El tiramisú de fresas es una de las muchas variantes de este postre tradicional, conocido y amado a nivel internacional. En esta ocasión he preferido no usar huevos, pero el resultado es igualmente espectacular.
Si aun no habéis probado esta versión de la receta, os animo a hacerlo cuanto antes, os va a encantar.

INGREDIENTES PARA 4 PERSONAS

150 gr aprox de galletas de soletilla
500 gr de fresas de temporada
250 gr de mascarpone
150 ml de nata para montar
50 ml de licor (cointreau o grand marnier)
2 cucharadas de azúcar blanco
4 cucharadas de azúcar glas
100 ml de agua

¿CÓMO SE HACE?

Cortamos las fresas en trocitos y ponemos dos cucharadas de azúcar. Guardamos la mitad de ellas. El resto lo licuamos para conseguir un jugo, añadimos el licor y unos 100 ml de agua. Reservamos.

En un bol ponemos la nata con dos cucharadas de azúcar glas, y la montamos bien. Ponemos el mascarpone en otro bol con dos cucharadas de azúcar glas y mezclamos. Con unas varillas eléctricas, batimos y montamos un poco. Finalmente, lo unimos a la nata montada.

Empezamos a hacer nuestro tiramisú de fresas mojando las galletas en el jugo y montando las capas. Primero una capa de galletas, luego una de crema, luego ponemos una parte de las fresas cortadas que habíamos reservado, luego de nuevo galletas, crema y finalmente más fresitas! Os quedará como el de la foto.

Tapamos la bandeja y dejamos en la nevera mínimo dos de horas antes de consumir. Quién tenga la fuerza de voluntad para dejarlo más tiempo, perfecto. Yo no la suelo tener 🙂

QUEDA MEJOR SI… las fresas son de temporada.

Pin It on Pinterest

Share This