Pestos hay muchos, pero uno de los más conocidos es el pesto genovés, cuyo ingrediente estrella es la albahaca. Es una salsa muy sabrosa y aromática, que no podéis dejar de probar.

INGREDIENTES PARA 2 PERSONAS

160 gr de pasta
50 gr de hojas de albahaca fresca
40 gr de queso parmesano
20 gr de queso curado de oveja
30 gr de piñones crudos y sin sal
1 diente de ajo
4 cucharadas de aceite de oliva
4 cucharadas de agua de cocción de la pasta

¿CÓMO SE HACE?

La verdad es que se trata de una receta que no requiere ninguna habilidad, está a la portada de cualquiera que quiera disfrutar de ella y probar la diferencia entre un buen pesto casero y uno industrial.

La receta tradicional recomienda el uso del mortero, pero para no complicarnos podemos usar una batidora o una picadora. A mi personalmente me encanta que la salsa quede grumosa, por ello uso la picadora. Pero los que prefieren una textura homogénea, pueden usar la batidora.

Unimos todos los ingredientes y batimos/picamos. Cocemos la pasta al dente en abundante agua no muy salada y al escurrirla aprovechamos un poco de agua de cocción. La añadimos a nuestro pesto genovés para que quede más cremoso y enseguida lo echamos a la pasta. Removemos todo bien y servimos caliente.

El pesto casero, al no llevar conservantes ni colorantes artificiales, después de unos minutos se oscurece ligeramente. Sigue siendo igual de bueno, pero si queréis llevarlo a la mesa con su color verde brillante, mejor hacerlo justo antes de escurrir la pasta. ¡Buon appetito!

QUEDA MEJOR SI… el aceite de oliva virgen extra es de excelente calidad.

Pin It on Pinterest

Share This