La receta tradicional es a base de carne picada y salsa de tomate, pero hay muchísimas variantes igual de ricas (o más) y nada difíciles de hacer. Ésta es una de ellas. ¿El resultado? ¡Espectacular!

INGREDIENTES PARA 8-10 RACIONES DE LASAÑA

250 gr aprox de placas precocidas para lasaña
300 gr de guisantes
300 gr de champiñones laminados
200 gr de jamón serrano en lonchas
1 cebolla
2 zanahorias
400 ml de bechamel
200 gr de queso rallado semicurado
aceite de oliva, sal y pimienta

¿CÓMO SE HACE?

Empezamos poniendo las placas precocídas en remojo en agua caliente, hasta que se ablanden. Mientras tanto nos ponemos con la salsa.

En una sartén grande, calentamos unas 4-5 cucharadas de aceite. Picamos la cebolla y las zanahorias y las rehogamos durante unos minutos. A continuación, echamos los guisantes, salpimentamos, tapamos y dejamos que se hagan durante unos 15 minutos, a fuego medio.

En una sartén a parte, ponemos una cucharada de aceite (no más) y rehogamos el jamón cortado en trocitos. Le ponemos un chorrito de vino blanco y esperamos a que reduzca. Luego, echamos también los champiñones laminados y los dejamos a fuego vivo durante unos 5 minutos, junto con el jamón, para que cojan sabor.

Cuando estén, los añadimos a la sartén con los guisantes y removemos bien. Le damos otros 5 minutos y luego retiramos la sartén del fuego. Agregamos 150 gr de queso rallado y 300 ml de bechamel. Probamos la mezcla y, si hace falta, añadimos más pimienta. No suele ser necesario añadir más sal, ya que el queso y el jamón aportan mucho sabor.

¡Ya estamos listos para montar nuestra lasaña de verduras!
Vamos encendiendo el horno. Mientras se calienta, escurrimos las láminas, sacándolas del bol con cuidado de no romperlas.
Las ponemos encima de una paño de cocina bien limpio y secamos el agua en exceso. Con un poquito de aceite o mantequilla, untamos el fondo de una bandeja de horno rectangular (grande, de unos 24x34 cm), y colocamos las placas, alternándo pasta y mezcla de verduras y jamón.
En la última capa, ponemos la bechamel que quedaba (100 ml) y el queso rallado (50 gr). Horneamos a 200 grados durante 20 minutos, más 4-5 minutos de grill para que la última capa quede bien doradita.

SALE MEJOR SI… nos animámos a hacer bechamel casera y usamos queso de buena calidad.
Lo ideal sería usar queso parmesano, pero también queda estupendamente un buen queso semicurado de vaca o vaca y oveja (todo de oveja mejor no, es demasiado fuerte).

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This