¿Quién ha dicho que para hacer un buen brownie hay que echar la misma cantidad de mantequilla que de harina? El chocolate negro, protagonista de esta receta, tiene casi un 40% de grasa, más que suficiente para que los ingredientes queden bien integrados y salga un postre rico y contundente.
Lo mismo para el azúcar. Estamos tan acostumbrados a añadirlo a zumos, macedonias, cafés e infusiones que lo vemos como un ingrediente indispensable en todo postre digno de este nombre. A este brownie, el dulzor se lo da la miel, además de un sabor inconfundible que pega muy bien con el chocolate negro y complementa su ligera amargura. Y si luego acompañamos el brownie con un poco de helado de vainilla, mejor que mejor… ¡Animáros a hacerlo, os sorprenderá!

INGREDIENTES PARA 8-10 RACIONES DE BROWNIE

150 gr de harina de trigo
150 gr de chocolate negro 70%
150 ml de leche semidesnatada
4 huevos
4/5 cucharadas colmadas de miel
80 gr de nueces picadas.

¿CÓMO SE HACE?

Empezamos separando las claras de las yemas. Batimos las yemas con la miel y poco a poco añadimos la harina tamizada. Mientras tanto ponemos a derretir en un cazo, a fuego muy bajo, el chocolate troceado y la leche. Removemos bien para que no queden grumos y mantenemos la temperatura baja para que el chocolate no se nos queme. Lo ideal sería hacerlo al baño María, pero también podemos usar un cazo normal y corriente. Eso sí, teniendo mucho cuidado (la vitro, como mucho, en el 3) y quitando el cazo del fuego antes de que el chocolate esté del todo derretido. Terminará de hacerlo con el calor residual. Luego lo añadimos al resto de los ingredientes.

¿Nos faltan la claras, verdad? Les añadimos una pizca de sal y las montamos hasta que queden esponjosas, pero no muy firmes, y las agregamos al bol. Las integramos con una cuchara de madera y con movimientos envolventes de abajo a arriba.

Añadimos ¾ de las nueces picadas a la masa y vertemos todo en un molde rectangular o cuadrado (de unos 20x20 cm aproximadamente). Ponemos por encima las nueces picadas que quedan y horneamos durante 25 minutos, con calor abajo y arriba.

Parte de la gracia de este brownie está en la textura jugosa de su interior, así que hay que vigilar que no se seque demasiado. Para controlar mejor la cocción, es importante precalentar el horno a 180 grados, introducir el molde con la masa y dejar que se haga durante el tiempo indicado antes de sacarlo. Veréis como, después de 20 minutos, nuestro brownie estará hecho por fuera, pero al introducir en él un palillo de madera, algo de masa se le quedará pegada… éste es el punto que buscamos!

SALE MEJOR SI… usamos un chocolate negro de buena calidad, con el 70% de cacao, sin aromas ni azúcares añadidos

0 comentarios

Enviar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Pin It on Pinterest

Share This